Primorías Camijanes, casas rurales en una ganadería tradicional en evolución.

//Primorías Camijanes, casas rurales en una ganadería tradicional en evolución.

Primorías Camijanes, casas rurales en una ganadería tradicional en evolución.

La finca ganadera

La finca de Primorías en Camijanes, Cantabria, es una finca ganadera de 23hectáreas, de las que 18 son prados naturales y praderas mejoradas.

finca con casas rurales

La finca con las casas rurales

En el centro de esas 23Ha se encuentran nuestros casas rurales. El resto de la finca se sigue dedicando al pastoreo rotacional, es decir, el que se adapta a la producción de la pradera en cada estación del año.

Actualmente nuestra ganadería está compuesta por unas 50 reses que se alimentan a base de la hierba que nos proporciona la finca. Es un dato científico (en contra de los cebaderos) que los animales que pastan durante toda su vida tienen carnes con un porcentaje de ácidos grasos omega3 superior a los alimentados con piensos y, por tanto, más cardiosaludables.

Además, nuestros animales pastan en libertad por la finca, hacen ejercicio y no están encerrados en un establo “de engorde”, por lo que su carne es más sabrosa y jugosa.

Introducción al Kobe

En 2012 empezamos a cruzar el rebaño de vacas de raza limusina con toros Kobe, la raza de origen japonés. La principal característica de su carne es que su grasa tiene un porcentaje aún mayor de ácidos grasos omega3 y además la grasa muy infiltrada (como el jamón ibérico), lo que le da mayor jugosidad y sabor, características que la hacen imbatible.

Carne de Kobe

Carne de Kobe

no-kobe

Carne de ternera nacional

Podemos obtener ganado y carne de gran calidad, gracias a nuestra ubicación en la Cornisa Cantábrica, ya que, para haceros una idea, una hectárea de prado aquí puede producir de 15.000 a 18.000 kilogramos de materia seca al año (llamamos materia seca a la hierba una vez segada y secada en horno a 80ºC cuando deja de perder peso).

Sin embargo, en las zonas de España en las que se cultivan cereales, lograr 4.000Kg de cebada por hectárea es todo un éxito. Si tenemos en cuenta que 1 Kg de materia seca tiene la misma energía que 1Kg de cebada, es fácil concluir que es necesaria la misma cantidad de cebada que de materia seca para lograr un Kg de carne. Por tanto, en otras zonas de España, son necesarias fincas mucho mayores para alimentar al mismo número de reses, obteniendo una carne de menos calidad con costes mucho mayores.

Nuestra explotación se encuentra, por tanto, en un lugar privilegiado para la actividad ganadera, en la que la naturaleza, además de un hermoso paisaje, nos ofrece con generosidad el mejor alimento posible para nuestros animales.

Nuestro talón de Aquiles es el tamaño de medio de las explotaciones  ganaderas, que es muy pequeño, debe de andar entorno a las 6 o 7 Has.

Ahora hagamos una pequeña conversión: se necesitan unos 14kg de materia seca para producir 1Kg de carne, lo que nos sitúa en producciones de en torno a los 1.000Kg de carne por Ha y año. Este es el potencial, no la realidad. No creo que haya una sola ganadería en la zona que lo consiga. Pero en los próximos 5 o 10 años lo lograrán un buen puñado de las mejores, incorporando nuevas técnicas de manejo que permitan aprovechar mejor nuestros recursos.

Nuestros objetivos

Nuestra referencia son los ganaderos neozelandeses, que sí consiguen aprovechar al máximo ese potencial. Nueva Zelanda está en relación al polo sur en la misma situación que nosotros con relación al polo norte. Idénticos parámetros de temperatura, agua y luz. Con suelos volcánicos pobres que han mejorado. ¿Nosotros no lo vamos a hacer? Contad con ello. Es una de las asociaciones más antiguas del mundo: sin vacas (rumiantes) no habría prados y sin prados no habría vacas. Se complementan.

Compartir

Paseo por la finca

Paseo por la finca

Nos gusta contaros esto y que participéis cuando os alojáis en nuestras casas. Podemos guiaros en un paseo por la explotación ganadera, explicándoos cómo cuidamos a nuestros animales. Los niños disfrutan subiéndose al tractor, ayudándonos a cambiar las vacas de un prado a otro o incluso alimentándolas en invierno con la hierba que hemos almacenado durante el verano.

Déjanos un comentario

1 + 19 =