Alojamientos rurales de Cantabria

//Alojamientos rurales de Cantabria

Alojamientos rurales de Cantabria

Sabemos que las denominaciones de los alojamientos os vuelven un poco locos. Cada comunidad autónoma tiene sus propias categorías y regulación, y es difícil saber qué tienes que buscar en Cantabria si quieres algo parecido a una “Casa de Aldea” asturiana o a un Pazo de Galicia. Y es que en España tenemos 17 normativas que dan lugar a unas 60 tipologías diferentes de alojamientos. ¡Para volverse locos! ¿o no?

Pero no solamente cambia la denominación, sino también la manera de clasificarlas. Los hoteles utilizan en general, estrellas (de 1 a 5), pero en el alojamiento rural se suele clasificar de 1 a 3, usando “trisqueles” en Asturias, “espigas” en Cataluña, “encinas” en Extremadura y “hojas de roble” en Madrid.

Así que elegir alojamiento de una determinada tipología y categoría entre unas comunidades autónomas y otras, puede ser verdaderamente difícil.

Tipos y categorías de los alojamientos rurales en Cantabria

Palacios y Casonas Cántabras.

Su régimen de funcionamiento es similar al de un pequeño hotel, de entre 3 y 15 habitaciones, ya que se alquilan habitaciones.

Esta categoría se otorga exclusivamente a las Casonas o Palacios Cántabros incluidos en inventarios oficiales de patrimonio histórico. También pueden ser consideradas con esta categoría aquellas que hayan sido declaradas como tales por el Servicio de Patrimonio Cultural de la Diputación Regional de Cantabria.

En cuanto a las habitaciones, deben tener un tamaño mínimo de 12 o 9 m2 en función de que sean dobles o individuales, y estar amuebladas y decoradas en consonancia con el estilo de la construcción.

Posadas de Cantabria.

Se trata de alojamientos ubicados en edificios que respeten la tipología propia del medio rural de Cantabria. El régimen de alquiler es por habitaciones, y tienen la obligación de ofrecer, al menos, alojamiento con desayuno.

Existen requisitos en cuanto a la superficie mínima de las habitaciones dobles  e individuales, así como respecto al número de habitaciones que ofrecen, que debe estar entre 3 y 15.

Todas las habitaciones deberán estar equipadas como mínimo con mesitas de noche, armario ropero, sillas o butacas y lámpara.

Una Posada de Cantabria debe disponer de un salón de uso exclusivo para clientes. Tanto el salón como las habitaciones deben disponer de calefacción y estar decorados y amueblados de manera acorde al tipo de construcción del inmueble.

Casas de labranza.

Esta categoría se otorga exclusivamente a los alojamientos ubicados en inmuebles que mantengan explotaciones agropecuarias activas. Deben ofrecer servicio de alojamiento y desayuno, como mínimo. No es necesario que se conserve la tipología de construcción cántabra propia de la zona.

Se ofrece el alquiler de habitaciones en régimen hotelero. No deben tener más de 8 habitaciones. Además deben cumplir con los mismos requisitos que las Posadas de Cantabria.

Viviendas rurales.

Deben encontrarse en edificios independientes y que respondan a la tipología constructiva rural. Pueden ser ofrecidas en alquiler íntegro o en la modalidad de apartamentos.

Debe contar con cocina convenientemente equipada y salón. Tanto el salón como las habitaciones deben disponer de calefacción. Su mobiliario debe ser de calidad y estar en consonancia con el tipo de construcción. Debe contar con servicio de limpieza a la entrada y cambio de ropa y lencería dos veces por semana sin coste adicional.

Los pisos y viviendas ordinarios, aunque se ubiquen en entornos rurales, no pueden pertenecer a esta categoría.

Albergues turísticos.

Se trata de alojamientos para grupos o personas individuales. Ofrecen habitaciones ordinarias o bien literas en habitaciones compartidas y ofrecen actividades complementarias de turismo activo.

 

 

Déjanos un comentario

diecisiete − 9 =