¿QUIERES SABER CUALES SON LAS MEJORES SIDRERÍAS EN LLANES?

Hoy voy a revelarte uno de los grandes secretos que guardamos en este lado de la comunidad asturiana; dónde están las mejores sidrerías o chigres (como se llaman aquí) para disfrutar en Llanes y alrededores.
Tienes que saber que Llanes lo conforman más de 100 pueblines repartidos a lo largo de la geografía que delimita esta localidad. Dentro de estas lindes hay verdaderas joyas gastronómicas y tradicionales. Quiero contarte las sidrerías de Llanes que para mí son los top 10 y que recomiendo con los ojos cerrados.

Hay muchos más sitios donde comer bien y tomar unos buenos culines, pero para que un local se pueda denominar”sidrería” tiene unos requisitos que no todos cumplen, como es el que los camareros te escancien de verdad a demanda.

sidreria-llanes1. Sidrería Casa Poli – Puertas de Vidiago

Es una sidrería preciosa, con un patio tradicional que da acceso al bar y al restaurante. Ahí mismo te sirven una sidra si se la pides y también hay mesinas para sentarte a comer. Cocina típica asturiana, de mucha calidad y en gran cantidad. Si es la primera vez que vienes a Llanes no puedes perdértelo porque es un lugar acogedor y entrañable, además te dejará un muy buen sabor de boca, saben lo que hacen.

¡Elaboran sus propios embutidos y todo!

www.casapoli.es

 

2. Sidrería Hoyu l’Agua – Puertas de Vidiago

Tiene mucha historia, pertenece a una familia de Vidiago, de esas de toda la vida. Según entras ya se puede respirar el aire a tradición, a fogones de “la abuela”. Todos sus aparejos colgados por el techo y las paredes, fotos antiguas que adornan las estancias y una barra preciosa que permite recordar como eran aquellos chigres de antaño en Asturias. La cocina es tradicional, puedes comer desde unos tortos hasta unas croquetas muy ricas hechas en casa.

Es pequeño así que es mejor ir pronto para coger una buena mesa.sidreria-llanes-croquetas

www.elhoyulagua.com

3. Sidrería Parrilla La Chopera – Cardosu

Este restaurante también tiene solera, fue de un paisano del pueblo en su momento, donde las manos de su mujer hacían las delicias de los vecinos. Su nombre se debe a una arboleda, chopos evidentemente, que adornaban el exterior de este restaurante. Hoy en día no quedan chopos ni tampoco es la misma cocinera, sin embargo conserva una parrilla excelente, con muy buena carne y un trato magnífico. Cuando los cachopos todavía casi no se conocían, aquí ya los bordaban.

Han modernizado sus instalaciones conservando el aire rústico y permitiendo que su famosa parrilla siga siendo protagonista. No puedes perderte tomar una sidra en su terraza con un buen chuletón o un pescadín fresco.

La Chopera

4. Sidrería El Cabañón – Naves

El Cabañón es conocido por su sidra, elaborada en su propio llagar y servida a sus comensales en el restaurante. Es un sitio muy curioso, cualquier turista que se precie tiene que pasar por allí, primero a conocer a Jacinto, el dueño; y segundo porque es bonito, tradicional, la parrilla es muy buena y la sidra inmejorable. Tiene un patio cubierto donde puedes disfrutar en familia de unos criollos, unas costillas o simplemente de una sidra con un pocu cabrales, como decimos por aquí.

www.elcabañon.es

5. Sidrería El Almacén – Llanes

En la villa de Llanes hay pocos bares que respiren el olor de la sidra y el Almacén es uno de ellos. En pleno casco viejo, en una zona peatonal muy cerca de la Casa de Cultura y de la Torre Medieval. Tiene terraza y en el interior también disponen de mesas para sentarte a tomar un chorizo a la sidra con un buen culín que te sirven los camareros. El trato es bueno y las raciones están bien.

También tienen variedad de setas, tema del que saben un montonazo. En época de setas organizan jornadas gastronómicas muy interesantes.

El Almacén

 

6. Sidrería Villamar – Celorio

Hace muchos años que abrió sus puertas esta sidrería y pasó por varias manos dentro de una misma familia, hasta que hace unos años lo cogió una chica que es cocinera y sabe bien lo que hace. Hicieron pequeñas reformas para adaptar el espacio y hacerlo más acogedor, eso sí, conservando la esencia de las sidrerías de entonces. Tiene una terraza espectacular, puedes tomar una sidra o sentarte a cenar con todas las garantías de que repetirás. Cuidan a sus clientes y los hacen sentir como en casa. Suelen tener algo de marisco y pescado, pero también raciones más tradicionales. Sirven menú al medio día y el precio es razonable.

Villamar

7. Sidrería Muros – Nueva de Llanes

Nueva de Llanes es un pueblo bonito, en dirección a Ribadesella y agradable para pasear. En este sitio se encuentra escanciar-sidrauna sidrería famosa por su buena carne y su entrada en forma de tonel. Sí, sí, ¡como si pasaras dentro de un tonel de sidra! El interior es acogedor, cálido y tradicional. Una barra presidida por su parrilla siempre encendida, asando carne y chorizos criollos para deleite de sus comensales. Hay mesas de todo tipo, pero las más cómodas son las que tienen sillones en forma de banco y también simulan estar dentro de un tonel. Se come bien, está muy rico y el trato es bueno.

Eso sí, es relativamente pequeño y no cuentan con demasiadas mesas así que mejor reservar con tiempo.

Muros

8. Parrilla Sidrería El Chisperu – Pendueles

Es una sidrería que no tiene muchos años pero se come muy bien. Está localizada en el pintoresco pueblo de Pendueles, en dirección a Santander. Cuentan con una terraza grande y un interior acristalado que permite sentarte a comer a gusto sin la sensación de estar cerrado. La parrilla es buena y siempre está bien sentarse a tomar un culín de sidra al sol con un cabrales que lo acompañe.

A veces hacen conciertos en el exterior y sesiones vermut que amenizan la estancia.

El Chisperu

9. El Bodegón – Llanes

sidreria-llanes-cabrales

Este lugar es un clásico para los habitantes de la villa de Llanes. Ubicado en la plaza de la Magdalena, presidido por un árbol impresionante por su envergadura y su rareza, para los amantes de la botánica, una Sophora japónica o acacia del Japón. El interior destila tradición, paredes de piedra, una barra rústica y unas mesinas donde sentarte y pedir alguna ración de las que escriben con mimo en su pizarra.  El queso cabrales no deja indiferente, hay que probarlo para acompañar la bebida, como buen asturiano. Y si es época, unos percebes regados con unos culines están de escándalo.

Lo mejor sin duda es la terraza, libertad para escanciar un culín de sidra en esta ambientada plaza.

El Bodegón

10. La Casona – Llanes

Probablemente otro de los sitios más visitados por la gente local en cuanto a sidrerías se refiere. Comida tradicional 100%, desde cachopos hasta el típico plato de tortos con picadillo de chorizo, regados siempre con buena sidra que escancian sus camareros. Es muy recomendable probar la morcilla matachana, es diferente a las tradicionales pero su sabor es tan intenso que no deja indiferente a nadie. Está ubicado en la calle Mayor, vía principal de la villa. No tiene pérdida y si estás de visita recuerda pasar por allí a tomar algo, cuentan con una terraza amplia en una pequeña plaza al lado de la capilla de la Virgen de la Magdalena.

La Casona

Si estás por Llanes no dejes de disfrutar de nuestra gastronomía. Estoy convencida de que querrás repetir en más de una de estas sidrerías. Tradición, calidad y paisanaje!!

En algunas de ellas aceptan reservas. Si vienes en temporada alta o en grupos grandes, siempre mejor reservar.

Aunque sacar una sidra y disfrutarla en el jardín de una de nuestras casas rurales, tampoco es mal plan. Quizás mejor antes practicar con agua 😉

Cualquier consulta puedes escribirme por aquí o a través de la web